domingo, 6 de abril de 2014

Coches viejos, carreteras viejas, nuevas leyes


(Gráfico animado pinchando sobre la imagen


En un par de semana entrará en vigor la nueva Ley de Tráfico y Seguridad Vial. Este es el primer paso para intentar reducir la siniestralidad en las carreteras españolas. Antes de verano nos espera un nuevo Reglamento de Circulación, que incluirá más medidas y que seguramente sorprenda a muchos.


Entre las novedades que se incluyen ahora, llaman la atención algunas más que otras. A partir de su aprobación se podrá inmovilizar un vehículo si los menores viajan sin el sistema de retención infantil. Se podrá prohibir la circulación de algunos vehículos y en determinados momentos debido a la contaminación. Los ciclistas menores de 16 años deberán de llevar casco también en ciudad. El conductor será el responsable en caso de atropello de un animal en zona de caza… (consultar las principales novedades en el gráfico).


Lo irónico de la situación es que cuando se aprueba esta ley conocemos que en el mes de marzo los muertos en carretera han aumentado un 30% respecto al mismo mes del año anterior. En los tres primeros meses del año han muerto en España 219 personas. Con esta progresión va a ser complicado bajar la siniestralidad cuando todavía quedan los grandes desplazamientos de Semana Santa, verano y Navidad.


Llevamos 10 años consecutivos bajando las cifras de víctimas mortales en las carreteras españolas. En 2013 se registraron 1.128 muertes, muy lejos de  las 2.181 del año 2008, o de los 4.295 fallecimientos de 2001. En julio de 2006 entró en vigor el carné por puntos y la progresión siempre ha sido descendente. España es ahora mismo el quinto país del mundo con menos siniestralidad en carretera. Suecia es el que mejor índice presenta con solo 3 muertes por cada 100.000 habitantes. Los suecos tienen tolerancia cero con el alcohol. Su sistema no es recaudatorio, se basa en la información. Tienen unos 1.000 rádares en el país y todos debidamente señalizados. En las escuelas se dedican muchas horas a la seguridad vial… Vamos, igualito que aquí.


Me gustaría que la mortalidad en carretera siguiera bajando. Cuantos menos accidentes mejor. Pero también creo que esto no solo se consigue aprobando nuevas leyes o reglamentos, también tiene que ir acompañado de mejoras en las vías, señalización de los puntos negros, desdoblamientos en zonas peligrosas, eliminación de los ‘guardarrailes asesinos’. Y realmente mi percepción en estos últimos años es que cada vez las carreteras están más bacheadas y las cunetas tienen más maleza. También es cierto que evito las autopistas para no tener que pagar peajes –a veces demasiado caros—y mi coche pertenece a ese más del 40% de vehículos españoles con una antigüedad superior a los 10 años y este mes me toca la ITV.