jueves, 6 de septiembre de 2012

Víctimas olvidadas


(clic en la imagen para ampliar) 
Comienza un curso oscuro, negro, muy negro. Ayer se encontraba en Torrent (Valencia) el cadáver de Carolina, una víctima más de la violencia machista. Suma y sigue. Es la primera mujer asesinada por su pareja este mes de septiembre y la sexta en la Comunidad Valenciana en lo que va de año y la número 35 en España. Una pena.


A estas víctimas las contabilizamos en una negra estadística. Pero creo que también habría que acordarse de esos niños cordobeses, Ruth y José. ¿Acaso no son víctimas de la violencia de género? Las víctimas más inocentes. Su padre les asesinó seguramente para enterrar en vida a la que un día fuera su mujer. Es muy, muy muy cruel. Arrebatar los hijos a  una madre es peor que entregar su propia vida. Estos días parece que podemos saber más sobre los asesinatos que “presuntamente” cometió José Bretón. Se me revuelve el estómago.


Lo triste es que este no es un caso asilado. Este verano se nos heló el corazón cuando un malnacido le gritó a su exmujer “asómate a la ventana para ver lo que te mereces". A continuación estrelló el coche delante de los ojos de esa mujer. El vehículo comenzó a arder. El hijo de ambos, de 10 años, viajaba dentro. Murió carbonizado. Ocurrió en Tenerife, España, hace un par de meses. Sí, de este año, de este siglo. Otra víctima inocente.

Este mismo año, en febrero, una mujer de Inca (Mallorca) se encontró ahorcado a su hijo de cinco años en el baño de su domicilio. Junto a él, su marido, el asesino, también ahorcado. En este caso no existían denuncias por malos tratos pero la mujer le había comunicado a su pareja que se quería separar. ¡Qué cruel final¡

En enero, en Valls (Tarragona), un hombre afixió a un inocente bebé de cinco meses. No era su hija, era la hija de su pareja. Tenía antecedentes por malos tratos.

Estas son las víctimas olvidadas, las más débiles e indefensas. Esta es, seguramente, la violencia más cruel, la más dañina y salvaje.