lunes, 19 de marzo de 2012

¿Un ejemplo a imitar?

 (clic en la imagen para ampliar) 

Las localidades coruñeses de Oza de los Ríos y Cesuras se quieren fusionar en un único municipio. Dos pueblos con sus identidades propias, que compartirán el mismo alcalde. Cesuras es un núcleo de poco más de 2.000 habitantes con un porcentaje muy alto de población anciana y que precisa unos servicios que con sus recursos propios no puede cubrir. Oza dos Ríos, es mayor, con algo más de 3.200 vecinos presenta más y mejores recursos. La intención es buena: sumar esfuerzos y recursos para mejorar servicios con un coste menor. En tiempos de crisis, ya se sabe.

Y este debate no es nuevo. En España existen 8.114 municipios con sus correspondientes alcaldes y sus servicios. Seguramente, si los núcleos más pequeños compartiesen recursos y servicios, se podrían ahorran varios millones de euros. Hay que recordar que la deuda global  de los ayuntamientos españoles asciende a 37.000 millones de euros. 

Más de 1.000 ayuntamientos no superan los 100 habitantes y en el 60% (4.862 municipios) viven menos de 1.000 personas, es decir, entre todos solo suman el 3,2% de la población española (no llegan al millón y medio de habitantes). El mayor porcentaje de población (23,56%) se concentra en las 56 ciudades españolas que tienen entre 100.000 y 500.000 habitantes. Y solo seis superan los 500.000 vecinos

Si núcleos pequeños se unieran administrativamente a otros mayores, tendrían mejores servicios y menos gastos. Es un problema económico que en otros países europeos ya se ha puesto en práctica. Dinamarca ha pasado de 271 municipios a solo 98. Suecia en 1950 contaba con 2.281 municipios y ahora, con 270. De los más de 25.000 que tenía Alemania se han agrupado en 11.493. Bélgica ha pasado de más de 20.000 a solo 596…. 

Tal vez este sea el primer caso, pero seguro que no el único.