martes, 22 de febrero de 2011

Libia lo tiene crudo

(clic en la imagen para ampliar)

El gobierno libio recrudeció ayer la represión contra los manifestantes que piden la salida del poder de Muammar Gaddafi, y bombardeó Trípoli sin piedad. Aviones y helicópteros militares libios bombardearon a los manifestantes. Por tierra también eran recibidos a balazos por mercenarios contratados por el propio Gadafi. No hay cifras concretas de muertos porque se han cortado las comunicaciones, pero diversas fuentes hablan de varios cientos de víctimas.
También se ha bombardeado la ciudad de Bengasi. Después de Trípoli, la más importante del país. Esta urbe está controlada por la oposición a Gadafi y su aeropuerto ha quedado destruido.

La mayoría de los imanes de las mezquitas de Libia rechazaron un discurso de Gadafi y han llamado a la población a salir a las calles para luchar contra el régimen.

El ministro de Justicia del país, Mustafa Abdeljalil, ha presentado su dimisión por la excesiva utilización de la violencia contra los manifestantes por parte de las fuerzas del orden.

También ayer dos coroneles de la Fuerza Aérea libia aterrizaron con sus cazas en Malta. Nada más pisar tierra pidieron asilo político. Se habían negado a bombardear la ciudad de Bengasi. Funcionarios y diplomáticos libios también están presentado su renuncia.

El genocida Gadafi, el decano de los dictadores, se está quedando solo. Eso sí, parece que desde Europa no se quieren tomar demasiadas medidas por temor al desabastecimiento de crudo.