lunes, 31 de octubre de 2011

Un país de altos vuelos

(clic en la imagen para ampliar)

Una receta para acabar con la crisis: viajar, viajar y viajar… Y es que en España tenemos más de 50 aeropuertos. Algunos de ellos sin aviones. Como el de Castellón, que aunque se ha inaugurado y ha costado 150 millones de euros, no ha despegado ni aterrizado ninguna aeronave (entre otras cosas porque no tiene permisos). O el de Ciudad Real, que después de 500 millones de euros y no llega a dos años de funcionamiento, se cerró el pasado sábado.

Ryanair ha anunciado que desde el día 6 de noviembre y hasta abril, deja el aeropuerto de Reus y a 88 trabajadores en la calle. Otra víctima… .Y es que no viajamos. En el de Lleida no operan vuelos y en el aeropuerto de Huesca en el mes de septiembre, por ejemplo, solo se registraron 4 pasajeros (según datos de AENA). León, Badajoz, Salamanca, Vitoria, Burgos… y así hasta una lista de 16 aeropuertos, no son capaces de llegar a los 100.000 pasajeros al año. Es decir 275 pasajeros diarios, o lo que lo mismo, la capacidad de un avión medio. Con estas cifras es muy, muy difícil que sean rentables.

Francia cuenta con 28 aeropuertos; Alemania tiene 27;  El Reino Unido, 19; Italia suma 14. Está claro, España es también campeona de Europa en número de aeropuertos. Pero por si esto fuera poco, también somos el país de Europa con más kilómetros de AVE. Así que si queremos rentabilizar todo esto, no nos va a quedar más remedio que viajar.