viernes, 7 de enero de 2011

Una cuestión de huevos


Hoy se ha conocido que Alemania exportó a principios del pasado mes de diciembre huevos contaminados que han llegado a Holanda y Reino Unido. Las aves ponedoras habían ingerido pienso que contenía dioxinas y éstas han pasado al huevo. Según las autoridades sanitarias alemanas, esta contaminación no representa un riesgo para la salud, ya que ha llegado en foma de productos procesados y las dioxinas se ha diluido con otros productos. No han aclarado si  estos alimentos pueden producir algún tipo leve de intoxicación alimentaria. La Comisión Europea (CE) se ha comprometido a reforzar la seguridad sanitaria de este tipo de alimentos. Hay que tener en cuenta que en en nuestro país, cada español consume una media de 260 huevos al año.