martes, 11 de enero de 2011

Acuerdos que se los lleva el viento


Mañana se tienen que poner de acuerdo Gobierno y controladores aéreos para nombrar un árbitro (pueden llegar a ser tres) que medie en el conflicto laboral y llegue a un acuerdo que acepten ambas partes. De no ser así, las negociaciones se romperían y el Gobierno podría imponer un árbitro unilateralmente. Se debe tener también en cuenta que el próximo día 15 finaliza el estado de alarma. ¿Qué ocurrirá? La solución a partir de mañana.

Hay que esperar que se resuelvan las tensiones que se prolongan ya más de once meses y que llegaron a su punto culminante el pasado mes de diciembre, en el puente de la Constitución. Los controladores plantearon una huelga salvaje que colapsó el tráfico aéreo y afectó a más de 600.000 pasajeros. Desde entonces, el país se encuentra en estado de alarma; a los controladores les han llovido demandas por daños y perjuicios; la Fiscalía les ha llamado a declarar y en algunos casos se han presentado denuncias por sedición.