viernes, 28 de enero de 2011

Nos hacemos viejos

(clic para ampliar la imagen)

Cada vez somos más, más viejos y nos morimos más tarde. Es decir, nuestra esperanza de vida ha aumentado un poco con respecto al año anterior. Mejor no decir esto último muy alto por si a alguien se le ocurre aplicar este diferencial para incrementar la edad de la jubilación. No está el horno para bollos. Lo cierto es que las mujeres españolas cada vez son madres más tarde (la media ya sobrepasa los 31 años), y también tienen menos hijos, pero la población aumenta. Esto no es magia, es simplemente producto de la inmigración, que por cierto también ha descendido.

Con estas expectativas, la buena noticia es que vamos a disfrutar más tiempo de la jubilación y la mala (con la aprobación de la Reforma de las pensiones) es que tendremos menos dinero para disfrutarla.