martes, 8 de noviembre de 2011

Coches con caja negra

(clic en la imagen para ampliar)

Las cajas negras son unos dispositivos conocidos y vinculados siempre a la navegación aérea. Su función es almacenar datos y permitir un análisis de lo ocurrido en caso de accidente. En Estados Unidos se quiere extender el uso de este dispositivo para los automóviles. Es posible que en 2012 se apruebe una ley para que todos los vehículos equipen una caja negra. De esta forma, tanto compañías de seguros, policía o fabricantes de vehículos podrían utilizar los datos en caso de accidente. A todos les interesa saber quién es el culpable. El año pasado, Toyota se  enfrentó a una demanda  multimillonaria por un fallo en el acelerador del Prius al que se le responsabilizó de más de 30 muertes. Seguramente con un caja negra, alguna de ellas se podrían haber evitado.

Las compañías de seguros se frotan las manos y presionan para que esta ley llegue cuanto antes. También les interesa a empresas con grandes flotas, taxistas, compañías de alquiler de vehículos…

En España se va extendiendo poco a poco el uso de estos dispositivos. Por ejemplo, la aseguradora  Mapfre oferta un tipo de seguro para clientes jóvenes según el cual a cambio de un interesante descuento, estos conductores se comprometen a instalar un dispositivo GPRS que recoge datos de velocidad, distancia, tipo de vía y horarios.

Car Angel, una empresa española, ubicada en Zaragoza, fabrica cajas negras para cualquier tipo de vehículos, incluidas motocicletas. De momento comercializa dos dispositivos distintos. El más avanzado, el Car Angel BBX2, tiene un coste de unos 400 euros y en caso de accidente graba lo que ocurre tanto dentro como fuera del vehículo, unos segundos antes de que ocurra. Gracias a su avanzada tecnología, también almacena datos de velocidad, aceleraciones, recorridos…. Es muy posible que algún día estos dispositivos sean tan obligatorios como los cinturones de seguridad.