miércoles, 18 de abril de 2012

YPF, la partida continúa

(clic en la imagen para ampliar)


El presidente de Repsol, Antonio Brufau, va a pedir 8.000 millones de euros al Gobierno argentino por la expropiación de YPF. Esta, es una valoración a la baja. La demanda final podría duplicar esta cantidad si se tienen en cuenta los nuevos yacimientos decubiertos en Vaca Muerta. 


El viceministro económico argentino, Axel Kicillof, ha avanzado que no pagará esa cantidad y que revisará el “verdadero valor de la compañía”. Sus argumentos se escudan en los beneficios que ha tenido la compañía en los últimos años y en los posibles daños medioambientales producidos. Parece ser que la intención es que la expropiación de YPF salga gratis. 

La partida sigue y cada jugador mueve sus fichas. Argentina ya ha conseguido el apoyo de reputadísimos líderes políticos a nivel internacional: Hugo Chaves y Evo Morales. Repsol cuenta con la confianza de España, de la UE, de México, Estados Unidos…, el sentido común, la legislación, el derecho internacional…. 

Ahora hay otra pelota en juego. Se llama yacimiento de Vaca Muerta, una de las reservas petrolíferas más importante del mundo. El Gobierno argentino no se acuerda de quién descubrió este yacimiento. Bueno, no se acuerda a la hora de pagar y de agradecer a una empresa española llamada Repsol sus esfuerzos económicos para hacer efectivo el hallazgo. Pero Vaca Muerta es un caramelo envenenado. Sí, es un yacimiento espectacular, aunque se estima que para explotarlo, cada año se necesita una inversión superior a los 25.000 millones de dólares. ¿De dónde va a sacar el gobierno argentino tanta pasta? Al final aprenderán a hablar en chino.